26 agosto 2020

Los 5 mitos más comunes sobre Design Sprint

Al tiempo que se populariza el uso de Design Sprints en empresas que buscan crear soluciones innovadoras, también se generan mitos y verdades a medias sobre esta metodología. En este artículo te contamos los más comunes.

En los últimos años, Design Sprint se convirtió en una de las metodologías más utilizadas por startups y empresas de innovación. Se trata de un proceso que ayuda a los equipos a mejorar sus productos y servicios, y acelerar la toma de decisiones y la resolución de problemas en proyectos de alto riesgo.

Sin embargo, en este tiempo también se generó una gran cantidad de desinformación en torno a Design Sprint, y aparecieron varios mitos que no tardaron en propagarse entre profesionales y empresas. 

En este artículo vamos a explicarte cuáles son los mitos e ideas equivocadas más comunes que surgieron en torno a Design Sprint y qué verdad se esconde detrás de ellos.

Mito 1: Los Design Sprints son sólo para startups

Cuando Google Ventures creó Design Sprint lo hizo con un objetivo claro: ayudar a startups a agilizar sus procesos internos de trabajo y optimizar la capacidad de los equipos para encontrar soluciones innovadoras frente a diferentes problemas.

En contraposición, las empresas tradicionales suelen tener procesos de trabajo fuertemente arraigados y muchas veces se muestran reticentes a incorporar nuevos métodos. Asimismo, cuanto más grande es la empresa, sus departamentos suelen estar más aislados unos de otros y eso dificulta la realización de un Design Sprint, dado que requiere la participación de un equipo heterogéneo.

Sin embargo, existen grandes organizaciones que aplican regularmente Design Sprints en sus proyectos y logran incorporar metodologías ágiles en sus procesos de trabajo sin dificultades. Algunos ejemplos destacados de estas empresas son: BMW, British Museum, IBM, Vueling y Home Depot. 

Es posible incorporar Design Sprint a los procesos de trabajo independientemente del tamaño de una organización. No obstante, es importante tener en cuenta que, cuando se trata de una empresa grande sin experiencia en metodologías ágiles, resulta indispensable contar con la colaboración de facilitadores capacitados que conduzcan y coordinen las sesiones.

Mito 2: Design Sprint pueden resolver cualquier tipo de problema

Según Jake Knapp, Design Sprint fue creado con el objetivo de resolver problemas de forma rápida y efectiva. Sin embargo, esto no significa que valga la pena realizar un Sprint para cada uno de los problemas que una organización enfrenta.

La razón principal está directamente relacionada a la inversión de tiempo, dinero y recursos que un Design Sprint requiere. En términos generales, un Design Sprint necesita de la completa disposición de un equipo de entre 5 y 7 personas durante cinco días completos. Y esto representa un costo significativo para cualquier organización.

Por lo tanto, los Design Sprints únicamente deben implementarse en proyectos cuyo riesgo, impacto y retorno de inversión justifique la utilización de esta metodología.

Mito 3: Design Sprint sirve únicamente para la creación de productos digitales

Es verdad que muchos de los casos de éxito que conocemos sobre Design Sprint están vinculados a productos digitales. Esto se debe a que se trata de una metodología empleada principalmente por compañías que, en general, son empresas ligadas a la tecnología y la innovación.

Al mismo tiempo, Design Sprint permite a los equipos de trabajo construir prototipos digitales de una forma rápida y sencilla, tanto si se trata de apps mobile como de sitios web.

Sin embargo, lo que mucha gente no sabe es que la metodología puede emplearse para desarrollar productos o servicios físicos; o incluso para plantear soluciones físicas ante problemas estrictamente digitales.

Design Sprint es una metodología que no pretende determinar de antemano cuál debe ser la naturaleza de la solución de un problema.

Un ejemplo claro de este principio se observa en el libro Sprint de Jake Knapp. Aquí, el autor pone como ejemplo la compañía productora de café en granos Blue Bottle que empleó esta metodología para mejorar el marketing de su producto, y tomó como inspiración otro producto físico: una barra de chocolate.

Mito 4: Los Design Sprints están hechos sólo para diseñadores

Si bien es cierto que quienes usualmente coordinan los Design Sprints son personas formadas en diseño y metodologías ágiles, un Design Sprint no es una metodología exclusiva para diseñadores. Más bien, todo lo contrario.

Jake Knapp asegura que un Design Sprint efectivo necesita contar con la participación de un equipo multidisciplinario y heterogéneo. De esta forma, explica el autor, se evitan los sesgos a la hora de plantear soluciones y se produce un intercambio de ideas más variado y fructífero.

En este sentido, Design Sprint debe incluir representantes de todos los departamentos involucrados en un proyecto. Muchas veces, el éxito de un Sprint radica en la capacidad que tienen personas de distintas formaciones para abordar un problema desde perspectivas diferentes y generar ideas innovadoras.

Mito 5: Un Design Sprint es una garantía de ideas y productos exitosos

En la industria de tecnología e innovación es muy común encontrarse con referentes de startups hablando de cómo los Design Sprints los ayudaron a mejorar su producto o servicio, y a agilizar sus procesos de trabajo.

Sin embargo, un Design Sprint no es una garantía de éxito. Esta metodología fue pensada originalmente para reducir los riesgos de tomar malas decisiones ante problemas de diseño o de negocio.

Técnicas como Design Sprint y Design Thinking ayudan a los equipos a desarrollar soluciones innovadoras, pero es posible que esas soluciones, en última instancia, no sean las ideales para determinado segmento de mercado, que resulten muy costosas de producir, o que no tengan un retorno que justifique la inversión a largo plazo.

En definitiva, el valor real de los Design Sprints es su capacidad para, en sólo cinco días de trabajo, permitir a una organización darse cuenta de si una idea tiene o no potencial de éxito. Se trata esencialmente de comprender un problema, concebir una solución posible y validarla con una muestra representativa de usuarios reales.

Conclusión

La existencia de mitos y verdades a medias atentan directamente contra la posibilidad de incorporar nuevas metodologías y estrategias a los procesos de trabajo.

En este sentido, no contar con información precisa acerca de qué es y cómo funciona un Design Sprint tiene como consecuencia que esa metodología sea empleada de forma incorrecta, por las razones equivocadas o no se aprovecha al máximo. 

A la hora de implementar un Design Sprint, o cualquier otra herramienta de diseño, es importante contar con la guía y el asesoramiento de personas capacitadas en este campo.


Si te interesa aprender a incorporar las bases sobre la facilitación de workshops y convertirte en un líder estratégico para ayudar a tus clientes a desarrollar soluciones de manera colaborativa te invitamos a que explores nuestros curso 100% online de Discovery Pro.

15 julio 2020

6 pasos para alinear a tu equipo de trabajo

La alineación de equipos de trabajo forma parte de los fundamentos sobre los cuales un negocio se apoya y prospera. En este artículo, te compartimos 6 claves para mejorar la colaboración y la alineación de tu equipo.

La alineación de equipos de trabajo es el proceso de unificar todos los esfuerzos de los colaboradores internos para alcanzar un objetivo bajo un propósito en común. Si bien es un proceso que requiere inversión de tiempo y potenciales capacitaciones internas, es también una de las mejores maneras de optimizar recursos y alcanzar el éxito en los resultados.   

Un equipo alineado es más efectivo y su productividad deriva de una serie de factores. Para empezar, los problemas de comunicación se reducen ya que los miembros aprenden a agilizar su proceso de comunicación y gracias a esto, se organizan más rápidamente y son capaces de resolver problemas con mayor facilidad.

¿Por qué alinear tu equipo de trabajo?

Uno de los mayores desafíos de cualquier emprendimiento es lograr que todos sus miembros mantengan una comunicación óptima. Una buena comunicación depende de muchos factores, entre ellos, factores intrínsecos como lo son los modelos de aprendizaje y extrínsecos, como los canales de comunicación. La alineación facilita y optimiza la comunicación, lo cual  fortalece la confianza entre los miembros de un equipo, alcanzando una mejora en sus dinámicas y desempeño.

Otros beneficios de la alineación son:

  • Integra todos los esfuerzos de sus miembros para alcanzar una meta en común.
  • Optimiza las funciones y tareas de los colaboradores internos.
  • Fortalece la cultura organizacional. 
  • Reduce costos, tiempos y permite optimizar los procesos de trabajo.

6 pasos para alinear a tu equipo de trabajo

1. Definir un propósito común

No hablemos de objetivos. Los objetivos son pasos a cumplir para alcanzar una meta mayor, que se deriva de un fin mucho más grande: el propósito. Un propósito es una razón de ser, la justificación por la cual tu emprendimiento existe. Tiene el poder de incentivar y dirigir las acciones de una empresa y de impulsar el logro de objetivos.

Tener un propósito es un elemento poderoso porque otorga significado a las acciones de tus trabajadores. Permite que el equipo internalice el alcance y la relevancia de todos sus esfuerzos. Los miembros amplifican su nivel de compromiso con el trabajo porque asimilan lo vital que es el rol que desempeñan. Un equipo que comprende el propósito de una empresa es más visionario ya que se propone alcanzar metas a largo plazo.  

2. Determinar indicadores

Los indicadores funcionan como parámetros para delimitar los esfuerzos que llevará adelante tu equipo. No te preocupes, esto no provocará una disminución en su capacidad de innovar ya que todos necesitamos un marco de referencia para actuar y los indicadores son la mejor herramienta para esto. Entre ellos, están:

  • Objetivos primarios y secundarios: Deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y definirse en el tiempo (SMART).
  • Hitos del proyecto: Son marcadores que definen logros importantes en un proyecto y miden su avance.
  • Roles: Deben ser claros entre todos los miembros y especificar responsabilidades y expectativas a cumplir.
  • KPIs y métricas: Deben ser realistas y útiles.
  • Procesos para alcanzar objetivos: Los procesos claros y determinados brindarán claridad sobre los objetivos y entregables de cada etapa. Siempre mantené un grado de flexibilidad para tener procesos que se adapten a un entorno cambiante.

3. Fortalecer la cultura organizacional

Creá una cultura organizacional que estimule la generación de ideas. Es importante motivar la participación de todos los miembros ya que cada aporte enriquece el proceso de búsqueda de soluciones. Mantener un buen clima laboral beneficia las operaciones de un negocio y al aumentar la satisfacción de los colaboradores internos, su productividad también se incrementa.    

Enfatizá los valores de la compañía y trabajá para que cada integrante no solo los conozcan, sino que los internalicen. Compartir valores es una excelente forma de mejorar las relaciones interpersonales.

4. Integrar los canales de comunicación

Una forma de potenciar a tu equipo es garantizando que la información sea accesible para todos sus miembros. Para ello, los canales de comunicación deben estar integrados. Si necesitás una plataforma que agilice la comunicación, Slack, Hangouts y Skype son útiles para cumplir con este propósito. 

Para gestionar proyectos, las plataformas Jira, Notion y Basecamp cuentan con las herramientas adecuadas para facilitar esta tarea. Si también necesitás administrar funnels, llevar un registro de ventas, conversiones y realizar otras actividades de marketing, podés usar plataformas all-in-one como HubSpot y Salesforce.

La información centralizada acelerará el tiempo de entrega de tus proyectos y disminuirá los niveles de frustración de tu equipo al poner a su alcance todo lo necesario para que ejecuten sus respectivas tareas. 

5. Seguimiento

Agendá reuniones periódicas para hacer un seguimiento del avance del proyecto, medir el desempeño de tu equipo y asistir a cada persona en cualquier requerimiento u obstáculo que pueda surgir. Pero muy importante: asegurate  de que estas sean realmente productivas. Para eso, recordá siempre:

  • Establecer objetivos de la reunión.
  • Limitar el tiempo acorde a los objetivos definidos previamente y no excederlo.
  • Asignar un moderador.
  • Motivar la participación colectiva para obtener soluciones desde diversas perspectivas.

6. Reforzar, mejorar o realinear

El séptimo mandamiento sucede exactamente después del sexto. Las reuniones de seguimiento periódicas te mostrarán qué aspectos de la alineación deben ser reforzados y optimizados. Si los resultados no son positivos, tendrás que llevar a cabo un esfuerzo de realineación. 

Estos 6 pasos configuran el proceso de alineación de equipos de trabajo, potenciando la cohesión de los integrantes y reforzando sus roles. Brevemente, recordá definir un propósito común e indicadores, fortalecer la cultura organizacional, integrar canales de comunicación, hacer un seguimiento y tomar acción según los resultados obtenidos. Es relevante mencionar que la figura del líder es fundamental para el éxito de este objetivo, y que la flexibilidad es una cualidad crucial.


Si querés aprender a convertirte en un líder estratégico para tus clientes y alinear a los participantes de un proyecto para desarrollar soluciones de manera colaborativa te invitamos a que explores nuestros curso 100% online de Discovery Pro.

18 junio 2020

Introducción a Lean UX: qué es y cuáles son sus principios

Una mirada a Lean UX, sus principales características y de qué manera ayuda a los equipos de trabajo a mejorar sus procesos de diseño de productos.

Read more