15 julio 2020

6 pasos para alinear a tu equipo de trabajo

La alineación de equipos de trabajo forma parte de los fundamentos sobre los cuales un negocio se apoya y prospera. En este artículo, te compartimos 6 claves para mejorar la colaboración y la alineación de tu equipo.

La alineación de equipos de trabajo es el proceso de unificar todos los esfuerzos de los colaboradores internos para alcanzar un objetivo bajo un propósito en común. Si bien es un proceso que requiere inversión de tiempo y potenciales capacitaciones internas, es también una de las mejores maneras de optimizar recursos y alcanzar el éxito en los resultados.   

Un equipo alineado es más efectivo y su productividad deriva de una serie de factores. Para empezar, los problemas de comunicación se reducen ya que los miembros aprenden a agilizar su proceso de comunicación y gracias a esto, se organizan más rápidamente y son capaces de resolver problemas con mayor facilidad.

¿Por qué alinear tu equipo de trabajo?

Uno de los mayores desafíos de cualquier emprendimiento es lograr que todos sus miembros mantengan una comunicación óptima. Una buena comunicación depende de muchos factores, entre ellos, factores intrínsecos como lo son los modelos de aprendizaje y extrínsecos, como los canales de comunicación. La alineación facilita y optimiza la comunicación, lo cual  fortalece la confianza entre los miembros de un equipo, alcanzando una mejora en sus dinámicas y desempeño.

Otros beneficios de la alineación son:

  • Integra todos los esfuerzos de sus miembros para alcanzar una meta en común.
  • Optimiza las funciones y tareas de los colaboradores internos.
  • Fortalece la cultura organizacional. 
  • Reduce costos, tiempos y permite optimizar los procesos de trabajo.

6 pasos para alinear a tu equipo de trabajo

1. Definir un propósito común

No hablemos de objetivos. Los objetivos son pasos a cumplir para alcanzar una meta mayor, que se deriva de un fin mucho más grande: el propósito. Un propósito es una razón de ser, la justificación por la cual tu emprendimiento existe. Tiene el poder de incentivar y dirigir las acciones de una empresa y de impulsar el logro de objetivos.

Tener un propósito es un elemento poderoso porque otorga significado a las acciones de tus trabajadores. Permite que el equipo internalice el alcance y la relevancia de todos sus esfuerzos. Los miembros amplifican su nivel de compromiso con el trabajo porque asimilan lo vital que es el rol que desempeñan. Un equipo que comprende el propósito de una empresa es más visionario ya que se propone alcanzar metas a largo plazo.  

2. Determinar indicadores

Los indicadores funcionan como parámetros para delimitar los esfuerzos que llevará adelante tu equipo. No te preocupes, esto no provocará una disminución en su capacidad de innovar ya que todos necesitamos un marco de referencia para actuar y los indicadores son la mejor herramienta para esto. Entre ellos, están:

  • Objetivos primarios y secundarios: Deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y definirse en el tiempo (SMART).
  • Hitos del proyecto: Son marcadores que definen logros importantes en un proyecto y miden su avance.
  • Roles: Deben ser claros entre todos los miembros y especificar responsabilidades y expectativas a cumplir.
  • KPIs y métricas: Deben ser realistas y útiles.
  • Procesos para alcanzar objetivos: Los procesos claros y determinados brindarán claridad sobre los objetivos y entregables de cada etapa. Siempre mantené un grado de flexibilidad para tener procesos que se adapten a un entorno cambiante.

3. Fortalecer la cultura organizacional

Creá una cultura organizacional que estimule la generación de ideas. Es importante motivar la participación de todos los miembros ya que cada aporte enriquece el proceso de búsqueda de soluciones. Mantener un buen clima laboral beneficia las operaciones de un negocio y al aumentar la satisfacción de los colaboradores internos, su productividad también se incrementa.    

Enfatizá los valores de la compañía y trabajá para que cada integrante no solo los conozcan, sino que los internalicen. Compartir valores es una excelente forma de mejorar las relaciones interpersonales.

4. Integrar los canales de comunicación

Una forma de potenciar a tu equipo es garantizando que la información sea accesible para todos sus miembros. Para ello, los canales de comunicación deben estar integrados. Si necesitás una plataforma que agilice la comunicación, Slack, Hangouts y Skype son útiles para cumplir con este propósito. 

Para gestionar proyectos, las plataformas Jira, Notion y Basecamp cuentan con las herramientas adecuadas para facilitar esta tarea. Si también necesitás administrar funnels, llevar un registro de ventas, conversiones y realizar otras actividades de marketing, podés usar plataformas all-in-one como HubSpot y Salesforce.

La información centralizada acelerará el tiempo de entrega de tus proyectos y disminuirá los niveles de frustración de tu equipo al poner a su alcance todo lo necesario para que ejecuten sus respectivas tareas. 

5. Seguimiento

Agendá reuniones periódicas para hacer un seguimiento del avance del proyecto, medir el desempeño de tu equipo y asistir a cada persona en cualquier requerimiento u obstáculo que pueda surgir. Pero muy importante: asegurate  de que estas sean realmente productivas. Para eso, recordá siempre:

  • Establecer objetivos de la reunión.
  • Limitar el tiempo acorde a los objetivos definidos previamente y no excederlo.
  • Asignar un moderador.
  • Motivar la participación colectiva para obtener soluciones desde diversas perspectivas.

6. Reforzar, mejorar o realinear

El séptimo mandamiento sucede exactamente después del sexto. Las reuniones de seguimiento periódicas te mostrarán qué aspectos de la alineación deben ser reforzados y optimizados. Si los resultados no son positivos, tendrás que llevar a cabo un esfuerzo de realineación. 

Estos 6 pasos configuran el proceso de alineación de equipos de trabajo, potenciando la cohesión de los integrantes y reforzando sus roles. Brevemente, recordá definir un propósito común e indicadores, fortalecer la cultura organizacional, integrar canales de comunicación, hacer un seguimiento y tomar acción según los resultados obtenidos. Es relevante mencionar que la figura del líder es fundamental para el éxito de este objetivo, y que la flexibilidad es una cualidad crucial.


Si querés aprender a convertirte en un líder estratégico para tus clientes y alinear a los participantes de un proyecto para desarrollar soluciones de manera colaborativa te invitamos a que explores nuestros curso 100% online de Discovery Pro.

18 junio 2020

Introducción a Lean UX: qué es y cuáles son sus principios

Una mirada a Lean UX, sus principales características y de qué manera ayuda a los equipos de trabajo a mejorar sus procesos de diseño de productos.

Read more